Casa SERT

Sobre el proyecto

La clienta había comprado el piso y estaba en tramites de reforma cuando nos cruzamos en el camino :-) La obra que estábamos acabando de casa Marcha la pudo ver en directo,  y la verdad es que no hay nada como ver los resultados en directo para darse cuenta de lo que puede cambiar una vivienda con determinadas intervenciones.

Se trata de una vivienda con doble orientación, Este – Oeste, en la que se nos plantea ampliar las zonas de paso, llevar luz natural a zonas donde no llegan, aumentar la capacidad de uso de la vivienda y se nos da confianza para redistribuir la superficie. En los planos se ven distintas opciones para ganar espacio de armarios en zonas entre paredes que estaban cerradas.

 

Cocina- Recibidor – Sala

No es la primera vez ni será la ultima, en la que integramos estos tres elementos eliminando paredes y puertas entre ellos que dificultan su uso. En este caso, la cocina se abre en toda su pared frontal, dejando un elemento fijo en cristal y hierro con una estructura central de madera de iroko que nos sirve de estante. Es una cocina totalmente abierta pero que queda recogida tanto por la estructura fija de vidrio, como por la pared de entrada que nos acoge una parte del mobiliario y servicios. La cocina se distribuye integrando parcialmente la galería para generar una superficie más armónica . Se crea la zona de lavado en el interior de la cocina en un armario de limpieza aislado que facilita el uso de la clienta. Los materiales empleados son el acero y el Corian, así como un suelo en formato hidráulico 20×20. La guinda de la cocina es una foto de gran formato de Barcelona en la zona de cocción, que nos abre una ventana desde el mismo momento que entramos en la vivienda. El mobiliario empleado es un laminado de gran resistencia.

Entrando a la vivienda, a la derecha creamos un armario con unas costillas de madera lacadas en blanco y sobre base de chapa perforada,  para albergar el cuadro eléctrico y un radiador. Es un elemento funcional y visual que aporta mucho al conjunto. La sala queda totalmente abierta y con la entrada de luz de ambas orientaciones, mañana y tarde.

 

Pasillo y distribuidores

La vivienda tenía un largo pasillo en forma de L a partir del cual se articulaban las distintas estancias. Un pasillo angosto, largo y oscuro con infinidad de puertas que no lo hacía nada agradable. El proyecto tenía un foco importante en articular mejor este tránsito, conseguir luz natural, espacios más amplios y agradables.  El abrir la pared frontal de la habitación de estudio, situada en la intersección de la L, y retranquearla 30cm hacia el interior,  nos ha permitido la entrada de luz natural en los dos lados de la L, así como generar una zona más amplia de distribución que no solo sirva de paso sino que tenga su propia personalidad. La pared frontal se abre con una puerta corredera de hierro y vidrio que ocupa todo el ancho.  Las puertas hasta el techo, con un ancho de 80cm, lacadas en blanco, tirador horizontal en inox y apertura de barrilete, hacen que el pasillo no se vea abarrotado de elementos constructivos  y le dan mayor amplitud.

 

Baños:

En la intervención se reforman los dos baños , uno común y el otro en habitación suite. En ambos casos se realiza una apertura con vidrio mate que hace que la luz natural llegue a estas zonas de la vivienda que son interiores. En el baño suite además se instala una puerta corredera con tirador fresado, que amplia el acceso y que genera una zona de vestidor en la habitación suite. Los dos baños tienen una encimera de corian con el lavabo integrado de caída libre que aligera estructura y elimina juntas. Los materiales se adaptan a cada espacio contando con pavimento de gran dimensión en el baño común, cerámicas de relieve, y pavimento gres porcelánico tono nogal consiguiendo efecto madera.

 

La personalidad de la vivienda se la da cada familia con su ocupación. Nuestra intervención crea el alma, a partir de la cual va creciendo el hogar.

Antes

Categoría
Viviendas